Aceptación corporal: No me gusta mi cuerpo y está bien | Que Estés Bien
41809
post-template-default,single,single-post,postid-41809,single-format-standard,rad_rapidology,qode-core-1.0.3,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,capri-ver-2.3, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,woocommerce_installed,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Aceptación corporal: No me gusta mi cuerpo y está bien

Este es mi primer artículo del 2019, me relajé un poco y de pronto ya estamos  por terminar el primer trimestre del año y yo tenía muchas ganas de escribirte.

 

En marzo elegí reflexionar sobre aceptación corporal y todos los mitos y prejuicios que tenemos alrededor de nuestro cuerpo. Solemos darle mucha importancia, así como a la comida, pero ambas son relaciones que evidencian la más básica y vital de las conexiones, la que tenemos con nosotras mismas.

 

¿A quién le gusta su cuerpo totalmente?

A mi no me gusta mi cuerpo al 100%.

Te voy a contar lo que me pasó hace unas semanas.

 

Una amiga fotógrafa me invitó a participar de un proyecto sobre mujeres con mensajes inspiradores. A cada una le haría un mini video y grabarías tu voz leyendo tu texto.  El estilo de este video era mostrarte natural, mostrar tu piel, siendo tú libre.  Escogí hablar sobre lo que para mí, significaba el autocuidado. Entonces tenía escenas en la ducha, aplicándome aceite en el cuerpo, comiendo, meditando…

 

No imaginaba que esa sesión iba a ser terapéutica.

 

Mientras veía mis fotos , que eran lindas en composición , me entró una angustia terrible al ver mi cuerpo, mi abdomen,  al ver mi piel a contraluz. Odié lo que vi, me quedé callada dando alas a mi mente para que entrara a ese bucle de pensamientos saboteadores: esos 4 kilos que haz subido se notan, tú creías que no pero ahí están, cómo se te ocurrió aceptar hacer estas fotos, ahora sí ni un poquito de harinas,  creo que no debería usar bikini sino algo de cuerpo entero, eres de lo peor cómo vas a dar un taller de aceptación corporal si piensas esto de tu cuerpo…

 

Nunca me había sentido así, yo creía que aceptaba a mi cuerpo tal cual era. Cuando me miro al espejo , me gusta lo que veo, me siento bien con su forma, sé que tengo partes por mejorar pero no me generan estrés. ¿Qué pasó ahora?

 

Mirarme en una foto media desnuda que será vista por otros y pensar que estaré expuesta a comentarios y juicios, me hizo sentir demasiado vulnerable (a pesar de estar segura de la calidad del trabajo de la fotógrafa  y a pesar de que me sentí super bien haciendo la sesión). Sólo podía fijarme en las partes que no me gustaban de mí.

 

cuerpo

 

¿Tiene que gustarme mi cuerpo?

 

No.

 

Yo sé que hay mucha publicidad y discursos de: Ama tu cuerpo. Pero llegar a eso , toma tiempo y ocupa trabajo, no es un camino recto, hay varias caídas y retrocesos (como lo que ahora me pasó), pero es posible y estoy en ello.

 

Tú eres mucho más que un cuerpo, por lo tanto no te obsesiones  con él , no trates de controlarlo eso genera más estrés y en ese estado , tu cuerpo no trabaja a tu favor.

 

¿Cómo es posible amarlo?, aceptándolo.

 

¿Tú quieres a tus amigas por ser gordas o flacas y te basas en ello para aceptarlas y ayudarlas?, no verdad? ok es lo mismo contigo.

 

Aceptar tu cuerpo es el paso previo a amarlo. Cuando aceptas , reconoces las cosas tal y como son. No sólo aceptas tu cuerpo , sino también los pensamientos y emociones que te genera.

 

Entonces tuve las siguientes reflexiones luego de verme en esas tomas:

 

  • Me di cuenta que cuando rechazas , sólo sufres y que aceptando lo que veo en esas fotos, no significa que deba gustarme y menos que tenga que amar mi cuerpo si no lo siento así ahora.

 

  • Desde el rechazo y el miedo, tus pensamientos saboteadores te llevarán a sentir que debes arreglar algo malo en ti, entonces empezarás a restringir ciertos alimentos, controlar la comida, sobreexigirte con los ejercicios, compararte y estresarte.

 

  • En cambio, desde la aceptación, entras a un estado de tranquilidad y real conexión contigo misma, te das cuenta que puedes cuidar de tu cuerpo así no te guste. En algún momento, llegarás a estar en paz con él, confiarás y lo amarás.

 

 

Esto toma tiempo y es mi responsabilidad trabajar en ello, porque tengo herramientas para hacerlo. Todos tenemos nuestros propios recursos y si no puedes con todo esto, tranquila, no es de débiles pedir ayuda.

 

Si necesitas que te acompañe en el proceso , sólo escríbeme : carla@queestesbien.com

 

Cariños

 

 

Carla

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No Comments

Post a Comment